Las Prácticas Profesionales se refieren a las actividades sistematizadas y supervisadas que los alumnos de la licenciatura en psicología realizan desde el primer semestre y por los consecutivos siete semestres. Estas prácticas están diseñadas para que el alumno tenga la oportunidad de aplicar los contenidos propios de las materias que tienen contenidos con afinidad temática, o aún mejor, ir más allá del conocimiento teórico al estar inmersos en escenarios reales con usuarios que requieren de un servicio dentro de los diferentes niveles de intervención. En la Práctica se trata de integrar un programa que responda a las necesidades curriculares de la institución, llevada a cabo bajo la docencia- supervisión para garantizar que el objetivo se esta cumpliendo de manera satisfactoria.

Las prácticas se vive un proceso que no siempre apunta en línea ascendente, pues los cambios se observan a nivel de significados, actitudes y aumento de capacidades en diferentes áreas de aplicación de la psicología.

Lo importante es consolidar la formación profesional en la práctica del psicólogo a través de su participación en escenarios naturales.

Este proceso de formación considera como punto de partida el conocimiento y reflexión del propio estudiante frente a las demandas de la práctica, la interacción guiada con profesionales expertos bajo el esquema de tutoría y el análisis e interpretación de los entornos en los que se desarrolla la actividad educativa y en la que el alumno pueda desempeñarse, a su vez, como un facilitador ante las necesidades de la comunidad