Type in the content of your new page here.En cuanto a las etapas de intervención existen cinco propuestas para desempeñar independientemente del escenario o población.


Inducción: Inserción a la institución y preparación previa referente al tipo de actividad a realizar.

Diagnóstico: implica las habilidades necesarias para determinar la naturaleza de la situación a abordar y establecer los objetivos, estrategia y limitaciones, a través de procedimientos y materiales para la recolección de información. Este diagnóstico puede ser de naturaleza grupal o individual, este punto si depende de la institución y características de la población.

Programación/ planificación: comprende las habilidades esenciales para actuar sobre la problemática de interés.

Intervención: implica a las habilidades requeridas para la aplicación de las medidas consideradas en la fase previa, lo que determina además las técnicas, herramientas y procedimiento en la tarea a realizar.

Evaluación: implica las habilidades para juzgar la efectividad de la intervención de manera constante y, de ser necesario, realizar ajustes y modificaciones , así como la valoración de los efectos de la intervención propiamente dicha.

Comunicación: comprende las habilidades indispensables para la difusión de las experiencias obtenidas, a través de eventos internos o externos en los que intervengan los interesados, además de estudiantes y usuarios directos.


Dependiendo de las características de los escenarios, se marcan de manera implícita o explícita las modalidades y formas de abordaje que permiten que la intervención se lleve a cabo de manera diferente:

La primera clasificación está en torno al lugar en que se ubica la intervención y el tipo de actividad realizada:

Modalidad autocontenida: se lleva a cabo como un servicio circundante al escenario y consiste en una intervención puntual de la problemática que delimitan de manera independiente el tutor y los alumnos.

Modalidad participativa: se lleva a cabo como un servicio inmerso a la estructura del servicio de la institución. Tiene la ventaja de propiciar de manera significativa la interacción con otros profesionales y permitiendo la multidisciplinariedad.

Modalidad participativo- innovadora: la intervención se realiza dentro del escenario, pero presentando alternativas en las actividades y funciones profesionales que sean capaces de generar un cambio o solucionar problemas particulares de la institución.


La segunda clasificación se da a partir de la clarificación de las distintas modalidades en que interviene el trabajo del docente/ supervisor, el estudiante y el escenario y se pueden realizar de dos formas de abordaje:

Individual: es compatible con la modalidad autocontenida, centra su atención en la problemática individual, definida en términos de limitaciones, dificultades o aspectos más de tipo endógeno de los individuos que reciben el servicio.

Interactiva: ubica las dificultades en términos de interacciones que las personas establecen que les generan dificultades y delos contextos en los que las dificultades se presentan


La tercera clasificación se determina de acuerdo con el momento en el que se interviene, antes, durante o después de que se presenten las diferentes problemáticas a las que se pueden enfrentar los usuarios y la especialidad del escenario para dicha prevención o solución de problemas, estas modalidades también van a determinar la forma de abordaje individual o interactiva. La intervención se da en tres modalidades:

Primaria: cuando el objetivo conduce las actividades a prevenir la aparición de alteraciones, patologías, enfermedades, padecimientos, etc. ya sea en la población en general o en los grupos de alto riesgo.

Secundaria: en este nivel el profesional de la salud debe detectar una enfermedad, padecimiento, alteración, etc. desde el momento de su aparición con el objetivo de que si es reversible se recupere el usuario y no se vuelva crónico, y de no ser así, la enfermedad se pueda combatir desde el principio para que cause el menor daño posible.

Terciaria: en la historia natural de muchas enfermedades o padecimientos es común que con el tiempo no solo se deteriore el órgano o sistema enfermo, sino que se empiece a propagar a otros órganos y sistemas que pueden o no tener relación aparente con el primero, por lo tanto, desde el momento que se diagnostica la enfermedad, es necesario aislarla para que cause el menor daño.