Desde el abordaje constructivista, es importante describir la transición que se presenta durante el proceso del bloque de prácticas, en las que el papel del docente/ supervisor presta al estudiante una serie de ayudas y apoyos para acercarlo a un nivel de desarrollo potencial, de tal forma, que dichas ayudas y apoyos se retiran progresivamente conforme el alumno asume una actitud autónoma y de control de su propia formación profesional, se puede entender como una cesión y traspaso del control y la responsabilidad. Por lo tanto, las funciones tutoriales van cambiando y se van ajustando gradualmente a las necesidades particulares del contexto y los alumnos, así como de las características de la intervención que se esta llevando a cabo.

La acción tutorial como acción de práctica docente, inmersa en el contexto de formación profesional, se dirige a facilitar que el estudiante integre actitudes, conocimientos, estrategias y habilidades autónomas. Esto implica estimular también la autotutoría, que se entiende como la habilidad de enfrentarse diversas situaciones, demandas y necesidades que de manera inevitable exige el ejercicio de una profesión.

Existen diferentes niveles de intensidad de la tarea tutorial a lo largo del proceso de formación. En un primer momento el tutor requiere dar un gran apoyo personal al practicante por la cantidad de estrés presentado ante las nuevas tareas y experiencias y las demandas de un rol profesional, la ayuda es más de manera empática. En un segundo momento, una vez establecida la relación tutorial la demanda del practicante da énfasis a los apoyos y opiniones con respecto a las tareas a desarrollar, elección de estrategias, planificación de tareas, etc. que están más en función del proceso que del estado emocional del practicante. Un tercer momento es la necesidad de apoyo y opinión con respecto a los problemas, la discusión y exposición de la calidad y efectividad de las soluciones y estrategias elegidas por los practicantes. Finalmente el cuarto momento da énfasis a la reflexión crítica y retroalimentación sobre la práctica, en este momento se espera que el practicante ha ido desarrollando un estilo propio de abordar las diferentes problemáticas y tiene mayor conciencia de sus habilidades y posibilidades para actuar de manera profesional.


andamiaje.jpg